Técnicas para empacar y ahorrar espacio en tu maleta

Desde la ropa arrugada hasta las altas tarifas para llevar las maletas en la bodega, todos alguna vez hemos vivido una pesadilla con el equipaje que podría haberse evitado fácilmente. Pero a veces parece que el espacio que tenemos no es suficiente, ya sea porque llevamos muchas cosas, son objetos muy preciados, o simplemente porque no sabemos doblar como expertos en Origami.

Como doblar ropa para ahorrar espacio

Es fácil, solo adhiere a algunas de los mandamientos de Marie Kondo, tal vez la única celebridad famosa por ordenar y doblar prendas, obteniendo este mérito por presentar su libro “The Life-Changing Magic of Tidying Up” (La magia del orden). No es algo menor si tenemos en cuenta su filosofía (semi) radical respecto de las pertenencias y el ahorro de espacio. Ella alienta a sus lectores a preguntarse, “¿Tus objetos te transmiten alegría?”, si la respuesta es no, agradécele a ese objeto sus años de leal servicio y despídelo con un abrazo.

Nada más y nada menos, se trata de una liberación, totalmente relevante para todos nosotros que sentimos una gran pasión por los viajes y buscamos maximizar el espacio en nuestro equipaje. Lo primero que aprenden sus seguidores sobre el método es la técnica de doblado, tomar la prenda desplegada para transformarla en rectángulos exactos y prolijos que se pueden mostrar o guardar fácilmente. Pero también existen otras maneras, más eficientes, de doblar la ropa para aprovechar el espacio en la maleta de mano. Dominar el estilo de doblez militar, por ejemplo, resulta muy útil para empacar todas las prendas necesarias en el espacio limitado de tu maleta, en particular si llevas muchas camisetas y playeras.

Preparando la maleta para viajar

Para realizar este doblez, primero dobla ambas mangas hacia adentro y la parte inferior hacia atrás. Después toma cada lado de la camiseta y pliégalos hacia el centro prestando atención de superponer uno con el otro. Por último enrolla toda la camiseta de arriba hacia abajo y luego pliega los bordes hacia dentro como si fuese un burrito.

Pero obviamente, si directamente no entra en la maleta (porque tampoco podrás vencer las leyes de la física) prueba con un enfoque más sencillo, antes de guardar tus prendas y objetos en la maleta, pregúntate si esas pertenencias llevarán alegría a tus vacaciones. Si la respuesta es que no, como por ejemplo llevar los tacones al desierto, entonces déjalos en tu casa.

 Almacena las cosas en rollos, no en pila:

Para que la ropa no se arrugue tanto y ocupe menos espacio, es mejor almacenarla en rollos, en lugar de ponerla en pila.

De esta forma, en una maleta cabrán 3 pares de pantalones cortos, 3 pares de pantalones, 3 pares de pantalones de mezclilla, una falda, 2 trajes de baño, 3 suéteres ligeros, 10 camisetas, 5 camisas, 4 vestidos.

Aplica el principio de la «pirámide»:

A lo largo de las paredes de la maleta pon el calzado, luego a lo largo de la maleta pon las prendas largas, por ejemplo, pantalones o vestidos, de tal forma que sus extremos te sirvan para tapar toda la ropa empacada. Por encima se ponen los rollos de las prendas que no se arrugan, luego los rollos de la ropa más ligera y que sí se dobla.

Termina la «pirámide» con las cosas que se arrugan con facilidad, maquillaje, papeles y objetos pequeños frágiles.

Empaca correctamente los objetos pequeños:

Almacena tus memorias USB, blocs de notas, horquillas, calcetines y lentes de sol por separado en el calzado, en la bolsa con cosméticos, en la carpeta con papeles, en los bolsillos de la maleta. Los objetos pequeños como aretes y anillos se pueden almacenar en una cajita para medicinas.

Fundas para los objetos más valiosos:

El almacenaje en rollos no es el adecuado para las camisas, chaquetas o vestidos de gala, si es que no quieres que se maltraten en el camino. Para ello, consigue una funda que se pueda colgar en cualquier gancho en el avión o tren.

No dejes espacios vacíos:

Incluso si quieres dejar espacio para los recuerdos y regalos, no dejes espacios vacíos entre las prendas, de lo contrario, se arrugarán mucho.

Puedes llenar los espacios con prendas pequeñas o papel para envolver.

Fuente: genial.guru

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *