Sicab 2020: De México a Sevilla en plena pandemia

El ganadero Abelardo Morales vence todas las restricciones para participar una vez más en el salón ecuestre

Hace varios días que el empresario mexicano Abelardo Morales llegó a Sevilla procedente del estado de Nuevo León donde tiene su finca Las Morerías. Este año vuelve a participar en las pruebas hípicas del Salón Internacional del Caballo (Sicab) con tres ejemplares, una cita imprescindible en su calendario. «No sabíamos si se iba a celebrar con todo lo de la pandemia y cuando la Ancce nos informó de que sería en octubre, lo preparamos todo», admitió ayer tras participar en una de las competiciones. Si las restricciones no lo impedían, el ganadero estaría en el salón sevillano, que una vez más cuenta con el patrocinio de ABC.

«El pura raza español es nuestra pasión. Allá criamos también caballos lusitanos, pero este animal tiene unas cualidades tan especiales que lo hace único», señaló. Y ese amor por el mundo ecuestre se lo ha transmitido al resto de su familia que lo acompaña en esta nueva visita a la capital andaluza. «Vino mi hija Lorena, que es la mejor en doma, y mi mujer Bárbara y estaremos todavía unos días más en Sevilla o visitando algunos pueblos de Andalucía», comentó a pie de la pista.

Allí mismo recogió uno de los premios de la prueba de morfología del campeonato del mundo que se celebra esta misma semana. Es habitual que sus ejemplares logren el podium en las competiciones de Sicab. Lleva treinta años como criador, pero visita el salón ecuestre desde hace siete. «Esta vez trajimos sólo los que participan en las pruebas deportivas, pero hemos llegado a venir con 18, de los que algunos estaban fuera de concurso», aseguró. El certamen sevillano es el mayor escaparate del mundo del pura raza española y «merecía la pena hacer el esfuerzo».

El compromiso de Abelardo Morales y de otros ganaderos internacionales que concursan este año ha supuesto una inyección de optimismo para la asociación de criadores (Ancce), que celebra su edición más complicada. La situación de la pandemia de Covid-19 ha obligado a eliminar todos los eventos sociales, así como el espectáculo y la venta de entradas. Este jueves se recibirán las primeras visitas de asistentes que accederán al recinto por invitación, donde también han instalado ya los expositores comerciales. El Ayuntamiento el es encargado de repartirlas a tráves de los distritos municipales, donde hay que pedir cita previa para hacerse con una de estas entradas. Se utiliza un sistema totalmente nuevo para evitar situaciones que puedan poner en riesgo la salud de asistentes y profesionales.

Punto de encuentro

«Es un Sicab muy distinto», reconocía el ganadero, mientras saludaba a los viejos conocidos, entre ellos al rejoneador Álvaro Domecq. Algunos son ya amigos y otros incluso clientes. El mexicano comentó que «este año la ventas no han ido mal, porque ha habido un buen número de compradores. Creo que como no se podía salir fuera, han optado por cabalgar en sus fincas y han invertido en buenos caballos». Sin embargo, considera que lo peor está por venir. «La crisis económica nos va a afectar mucho. El año que viene habrá que ser muy prudentes y temo que se va a notar, pero hay que seguir viviendo y conviviendo con el virus y sus consecuencias», señaló. Él mismo admitió vivir con mucha incertidumbre esta evolución en la pandemia. «Las noticias son muy imprecisas y la información del Gobierno no es consistente. Eso genera mucha angustia en la población y los rebrotes en Europa nos ponen alerta y nos dicen que esto no se ha terminado, que tenemos que seguir siendo cuidadosos».

Las Morerías es la ganadería más importante de México y la principal representante del caballo de pura raza española en Hispanoamérica y Estados Unidos. Él fue también el primer extranjero que concursó en Sicab con caballos nacidos y criados fuera y desde entonces no ha dejado de acumular premios. Su yeguada ha sido elegida la mejor del mundo en el salón sevillano y en certámenes celebrados en Estados Unidos y Francia. También recibió el Caballo de Oro de Jerez en 2015 en un evento celebrado en el Depósito de Sementales y fue laureado en las competiciones que se organizan en Murcia. El negocio ecuestre lo obliga a viajar al menos una vez al año a España, que ya asume como su segundo hogar.

«Lo importante no es ganar premios, es mantenerse y en esas andamos. Para eso se necesita mejorar la crianza y no quedarse de brazos cruzados. Hay que ser competitivos, como en cualquier otro ámbito, no te puedes quedar dormido, porque los demás ganaderos no lo están», señala el mexicano, que permanecerá en Fibes hasta el próximo domingo cuando el certamen sevillano cerrará sus puertas hasta la próxima edición en la que se espera recuperar la normalidad.

 

Fuente: ABC De Sevilla.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *