Land Rover traza la estrategia para aprovechar la tendencia de viajes carreteros

El fabricante de SUV, que recientemente presentó la segunda generación de su todoterreno Defender, luego de 23 años de ausencia, ya prevé que el modelo genere hasta 20% de sus ventas en el país.

Los viajes por carretera se están poniendo de moda otra vez. Las personas parecen ahora más animadas con la idea de tomar su auto y conducir un par de horas a algún destino cercano, que ante la perspectiva de subirse a un avión. Esta es una tendencia que abre una ventana de oportunidad para los fabricantes de vehículos que están trayendo de vuelta sus 4×4 para subirse a la ola.

Land Rover es uno de ellos. El fabricante de SUV, que recientemente presentó la segunda generación de su todoterreno Defender, luego de 23 años de ausencia, ya prevé que el modelo genere hasta el 20% de sus ventas en el país. “Será parte del triángulo principal de nuestras ventas, junto con [los modelos] Evoque y Range Rover”, dice Raúl Peñafiel, director de Jaguar Land Rover, en una entrevista.

Con una oferta de vuelos aún reducida, debido a las restricciones de entrada que mantienen varios destinos internacionales, las personas están saliendo a la carretera, viajando a lugares donde pueden practicar con seguridad el distanciamiento social o simplemente conducir para evitar volar.

En una encuesta de la firma Harris Insights and Analytics, financiada por Chevrolet y publicada a principios de septiembre, casi tres cuartas partes de los encuestados dijeron que valoran los viajes terrestres más que antes de la pandemia, y el 80% de los viajeros por carretera dijo que realizar un viaje así ha sido “uno de sus momentos más felices” desde marzo. Una de cada 10 personas consultadas dijo haber ido a acampar por primera vez en 2020 y cuatro de cada 10 viajó en auto a un lugar donde nunca antes había estado.

“La pandemia ha cambiado muchas cosas y creemos que muchas personas, conforme vayan saliendo del confinamiento, van a querer viajar, pero aún no van sentirse cómodas para hacer los viajes que antes hacían a nivel internacional. Nos vamos a volver a acordar de estos sitios que teníamos cerca y que muchas veces los dejábamos pasar”, dice Peñafiel.

El que cuatro de cada 10 viajeros por carretera diga que ahora “aprecian más el aire libre”, según la encuesta de Harris Insights and Analytics, está cambiando lo que compra la gente. “Puede que ahora piensen en comprar un vehículo que sea más adecuado para hacer viajes. Los SUV son un mercado de moda en este momento”, opina Guido Vildozo, analista de IHS Markit. «Además de esta tendencia, el costo de la gasolina favorece la llegada de estos modelos, sobre todo en Estados Unidos, y esto está motivando a los fabricantes a traerlos nuevamente», añadió.

Esta tendencia está beneficiando a Land Rover, que desde hace 70 años es una marca dedicada a la producción de SUV de lujo, con capacidades off road. “Cuando Land Rover salió al mercado todo el mundo pensó que nos habíamos vuelto locos lanzando una camioneta de lujo, porque entonces no parecían dos conceptos que podrían ir en una misma oración”, dice Peñafiel.

La marca ha decidido traer un Defender equipado con el motor P400, con asistencia mild hybrid, que a diferencia del P300, da una mayor potencia al arranque y una mejor eficiencia de combustible. Land Rover también se ha preparado para el regreso del modelo con más de 180 accesorios -la mayor cantidad para cualquier vehículo en la historia de la marca- que incluyen más de una docena de estilos y tamaños de ruedas, un snorkel que le permite sumergirse en el agua y hasta una carpa que se despliega en la parte superior del vehículo.

Land Rover, que hace unos meses abrió una lista de apartado para Defender, ahora está empezando a abastecer las primeras unidades del modelo, cuya producción se ha visto limitada debido a la pandemia de coronavirus y estuvo parada entre el 20 de marzo al 18 de mayo.

La planta de Nitra, Eslovaquia, que se inauguró en el otoño de 2018, está suministrando el nuevo modelo a más de 100 mercados globales, pero solo tiene una capacidad anual de 150,000 vehículos, que ahora se divide entre los modelos Defender y Discovery.

Aunque Peñafiel reconoce que “ahora mismo la marca no está con los volúmenes que nos gustarían”, por el momento es mejor tener los inventarios reducidos. “Preferimos quejarnos de que nos faltan coches a tener un exceso de stock: un concesionario que tiene coches que le están sobrando y que son un problema no brinda una buena experiencia. Y un producto, para ser de lujo, no puede ser un problema para el que lo vende”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *