El Yate Dilbar

El yate Dilbar, con un coste de 545 millones de euros. 156 metros de eslora. 23 de ancho. 30 de altura. 80 tripulantes. Dos pistas de aterrizaje para helicópteros. Un espacio de habitabilidad destinado a los huéspedes de 3.800 metros cuadrados. En definitiva, lujo a espuertas.

El yate Dilbar, es el mayor y más caro del mundo. Propiedad del magnate ruso Alisher Usmanov, dueño del Arsenal. El tercer hombre más rico de Rusia y que se encuentra en el lugar número 73 de la llsita Forbes de los hombres más ricos del mundo con 17.000 millones en sus cuentas bancarias. El multimillonario, de origen uzbeko, hizo fortuna en la industria metalúrgica e invirtiendo en telecomunicaciones, además de ser el propietario de un paquete de acciones importantes del Arsenal, el club inglés de la Premier.

¿Por qué Dilbar?

Bautizado así en honor de su madre, que estaría orgullosa de pasear su nombre por los principales puertos del mundo desde que se inauguró hace tres años en Cerdeña, delante de la mansión de Usmanov, en una fiesta a la que asistieron Robbie Williams, Andrea Bocelli, Charles Aznavour o la ex primera dama francesa Carla Bruni. Pero a pesar del increíble Dilbar, todavía hay dos yates que la tienen más grande, el Eclipse de Roman Abramóvich (162 metros) y el contundente Azzam (180 metros) del príncipe Al Walid bin Talal, el hombre más rico de Arabia Saudí.

Curiosamente no solo existe uno. El primer mega yate Dilbar entregado a Alisher Usmanov, tenía 66 metros de eslora y fue lanzado por Oceanco en enero de 2005. Para el astillero holandés, el primer Dilbar fue un avance significativo gracias a sus características innovadoras como piscina, spa de 5 metros de ancho en su terraza y su Beach Club.

Con un interior diseñado por Alberto Pinto, Dilbar se convirtió en uno de los mega yates más solicitados en la mar. Su popa redondeada, así como su impresionante volumen interior de 1.801GT lo hizo destacar entre la multitud. Dentro, las comodidades incluyen un cine privado, amplias cabañas en la cubierta principal, un gran comedor y un salón con piano.En el 2008, era el 17º barco más grande del mundo.

Poco antes de la entrega del segundo Dilbar, Usmanov cambió el nombre del primer mega yate a “ONA” y posteriormente lo puso en el mercado de corretaje. El yate fue vendido en 2010 al magnate petrolero de los Estados Unidos William Kallop, por un precio de 48,7 millones de euros.

Conocido durante toda su construcción como “Proyecto Opal”, el gigantesco mega yate presentaba algunas similitudes en el diseño interior y las comodidades con el primer Dilbar. También incluía un gran jacuzzi, una fuente en la terraza, un salón con un bar y un gran piano, además de un cine privado.

La escala del nuevo mega yate, sin embargo, permitió algunas características nuevas y mejoradas, como una oficina inmensa para el propietario, con varias áreas de reunión y un área de descanso con salida hacia la cubierta superior de popa. También se construyó una sala de conferencias ejecutiva con una vista inmejorable hacia el mar, un gimnasio y un área completa con spa + Wellness.

Después de varios años en los primeros lugares de la lista de los yates más grandes del mundo, el nombre Dilbar saltó a la fama con la entrega del nuevo (y por ahora más increíble) mounstruo de 156 metros, que se ha convertido en el buque insignia de la flota del magnate. Construido en menos de 52 meses desde la firma del contrato hasta la entrega, Dilbar fue también el yate más grande que alguna vez haya tenido una planta eléctrica de diesel desde el punto de vista de la ingeniería. Esto permite que el yate de 156 metros alcance una velocidad crucero de 22,5 nudos.

Para la comunidad tecnológica, Usmanov es uno de los inversores más exitosos de la historia moderna, ya que ha realizado inversiones en empresas como Facebook, Alibaba y Mail.ru.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *